Tuesday, November 15, 2005

READY MADE SALAD.


Autor desconocido. Ensalada preparada en un tacho de residuos. Una obra fuerte, con un gran compromiso social. Una denuncia abierta a la interpretacion. Ensalada lista para servir, es sin dudas la mas actual de todas las obras que integran esta coleccion. El color que usa este artista para la obra es el verde. Esperando que algo cambie quizas en este paraiso. Wilson, porque no se va un poco de retiro espiritual y nos deja de joder?

5 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Interesante el uso de materia orgánica en la obra. Estimado Wilson, ¿La ensalada se cambia diariamente o se espera su descomposición para desintalar la obra?

E.

5:52 PM  
Anonymous coya golda said...

He aquí la denuncia irrefutable, y el primer bastión de la lucha contra la cultura "light" imperante en nuestra sociedad dietética... O que otra razón esconde colocar a la ensalada en el tacho de basura... ¿Acaso una represalia de las carnicerías que han visto una merma en sus ventas dando por tierra con la ostentación y fama de la preciada carne argentina? Elucubraciones abundan ... pero la imagen habla por si sola, rogando con fervor detener esta vida insípida ... Sazonadamente alimenticio Wilson!... Un gustazo !

6:08 PM  
Anonymous joAco said...

Creo que esta obra, aparte de su alto contenido social, posee una sublectura.

Enfrenta al hombre burgués (entre los que me cuento) que camina desprevenido, al mayor de los temores de la infancia: el comer verduras.

Imaginemos a un joven empresario, hablando por su celular al trabajo... de repente, la obra lo cruza, y su mente viaja a esa casa chorizo de su infancia, y a su madre gritándole porque no terminó su bróccoli.
El joven rompe en llanto, y cancela tres reuniones esa mañana.
Otro éxito del arte

9:16 PM  
Blogger CirCe said...

Denuncia valiente, Wilson!! Dentro de un tacho y en una bolsa negra que será meada por los perros antes que sea llevada por los señores de la limpieza urbana para nunca mas volver a verla . . .¡si! dentro de esa bolsa están los capitales transnacionales que aseguraron el sistema que hoy nos esclaviza, aquel sistema que los militares se esmeraron por afianzar. Verde como tu uniforme, verde dólar. Verde que te quiero verde (mención a Flavia, que no sólo nos recuerda al señor televisor y su plan globalizador, sino también a su romance vergonzoso con el símbolo del capitalismo mas salvaje e inmoral).
Ahora, esteticamente hablando, una porquería.

7:20 AM  
Blogger Ailin said...

Es claro que la obra expresa una inquietante sensación de hastío hacia el mundo materialista que nos rodea. Las hojas pueden verse como una representación de la cultura light, el tacho de basura el contexto de cultura superficial y fetichismo en que lo light se impone. O, las hojas como representación de la naturaleza toda, abandonada por nuestra impaciencia ante el mundo, por los vacíos en nuestras vidas que solemos tratar de rellenar con estupideces nunca beneficiosas para el resto del mundo, ni para nosotros mismos. El tacho sería en ese caso la metáfora de a dónde estamos enviando a nuestra naturaleza.
El autor, de cualquier manera, expresa una fuerte crítica hacia el sistema en que estamos sumergidos.
Gracias Wilson.

5:24 PM  

Post a Comment

<< Home